Una dolorosa decisión

Hay momentos y situaciones en que la vida nos pone en un brete y nos habla a través de las personas para señalarnos por dónde hemos ir si nos hemos perdido, y ello conlleva y nos obliga a veces a tomar decisiones, duras, y dolorosas, por las consecuencias, porque perdemos personas que tuvimos aprecio, aunque también perdemos personas que en el fondo, nos arrastraron en su espiral, en la que se encontraban hallados desde hacía tiempo incapaces de salir del agujero, pretendiendo nadar a contracorriente, sin tener en cuenta que con ello arrastraba a gente que si se acercaron a ver, fue primero porque querían conocer, les habían comentado que el viaje merecería la pena y que había que hacer cosas nuevas…pero no a cualquier precio. 

Dicen, que en la guerra y en el amor, todo vale para conquistar tus objetivos, pero yo creo que no. No se puede jugar con la ilusión y los sueños de alguien, para autosatisfacernos, o convertirlos en alguien como nosotros. No lo merecen. 

Ahora ya no se trata de seguir y ya está, el daño está hecho, se ha aprovechado de unos pobres para ponerlos contra Abel. Ya no distingue la verdad de lo que es falso. 

Está acabado, hecho trizas. Su película ha terminado. 

No podemos pretender crecer, sin haber dejado crecer nuestras alas, ni se puede mejorar el vuelo sin haber caído varias veces y vuelto a intentarlo, y es que no es tanto nuestras plumas, sino el seguir luchando en el proceso de aprendizaje, hasta lograr lo deseado. 

Lo fácil es rendirse, transformarse, o buscar pasar desapercibido ante la gente en la vida, pero lo cierto, es que lo que suele tener éxito, es lo que siendo o no atractivo a la vista, conlleva personalidad, esfuerzo, inteligencia, y trabajo, mucho trabajo, y mucha paciencia para llegar a donde se está. 

Yo he tomado una decisión, y es ser libre, y hacer lo que considero que es lo correcto, huir de aquello que me distraiga de mis objetivos, usar los medios que me permitan alcanzarlos, y contar con quiénes sin temor ni complejo, se enfrentan a la realidad por dura que sea, y siguen adelante, sin evadirse buscando arcas perdidas, o santos griales, que le den el poder, y es que no se trata de agradar a nadie, sino de ser y hacer las cosas porque crees que así son, y porque así eres, porque tranquilo, que el tiempo y la providencia te marcarán el camino, y te vislumbrarán tus victorias, a base de tu incansable lucha, y trabajo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s