Dueños del destino

Ser como los demás significa no ser nadie leí en el estado de Whatsapp de una amiga hace poco, y creo que en parte lleva razón porque en el fondo todos queremos diferenciarnos de los demás, bien sea con nuestras ideas, nuestros gustos, nuestra forma de hacer las cosas…, pero no sólo se trata de eso, pues al fin y al cabo, aunque teóricamente dicen que todos tengamos los mismos derechos, cosa que núnca me he tragado, cada uno en nuestra más íntima individualidad somos profundamente únicos e irrepetibles, pero lo que más nos diferencia de la masa amorfa que representan las mayorías y los grupos sociales distintos, es nuestra personalidad, nuestra capacidad de no querer conformarnos con cualquier cosa, de aspirar a algo grande porque somos conscientes de que valemos y podemos conseguirlo, y que aunque los derrotistas nos hablen de que todo va a ser igual porque así ha sido desde que el mundo es mundo, yo les digo que no, que el único límite es el que nosotros nos ponemos y que nosotros somos a título personal los únicos y exclusivos autores de escribir nuestra historia y decidir como va a ser su final, pese a todo, y pese a todos.

Sólo aquel que se ha encontrado a sí mismo, será capaz de dirigir su propio destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s