Perseguidos

Hace dos mil años tuvimos que escondernos y vivir nuestra fe mientras nos reorganizábamos en la clandestinidad de aquellos túneles y pasillos subterráneos, hoy, vamos por el mismo camino que ayer, pero no temáis, quienes tenemos a Dios de nuestro lado sabremos vencer.