Recurrente…

De un tiempo a esta parte unos me preguntan que si voy a esperar al matrimonio para mantener relaciones sexuales o solo espero a la mujer adecuada, y otros, a menudo cercanos, no comprenden porque no me busco, si según ellos, pues yo no me doy cuenta de si le gusto a alguien, estoy ligando o es que esa persona es así con todo el mundo, tengo una fuerte capacidad de atracción y muchas chicas, algunas afines a mis valores e ideología, tiendo a rechazarlas o a no querer tener demasiado trato con ellas. Muy sencillo, si es cierto que espero o trato de encontrar a una persona que se acerque a unos mínimos exigibles, no nos vamos a engañar, no me atraen sino personalidades y valores, pero también es cierto que no puedo, ni quiero sufrir o pasar el mal trago de ilusionarme con una persona, por mucho que me guste, ni ir tras sus pasos, sabiendo que ya ha elegido a otro, no sé si mejor o peor que yo, más fuerte, con más músculo o con mayor formación y contactos, pero lo que si se, es que ni soy partidario de meterme en la libertad de nadie, pero tampoco arrastrarme por quién no me quiere ni me desea, aunque por mí estaría encantado de tenerla a mi lado a esa persona. Se llama dignidad y autorrespeto, y a veces merece más la pena esperar un tiempo, o dejar al destino actuar que andar desesperadamente buscando fuera la mitad que nosotros mismos nos negamos, más aún cuando aquello que buscamos muchas veces, bien lo desconocemos, algunas veces es la excusa para ocultarse y que no hablen de nosotros o nos miren mal. Pero de esto hablaré más adelante.