Llamamiento a la lucha

El futuro nos pertenece, por nuestros hijos, por las generaciones que vendrán. Nuestro deber como pueblo es luchar por la salvaguarda de nuestra raza y nuestras tradiciones, porque nuestras naciones vuelvan a ser soberanas, y se encuentren libres de la especulación financiera, el abuso de las multinacionales y la explotación de nuestras tierras, porque nuestros hijos crezcan en un ambiente limpio, libre de corrupción sexual, moral y ética, en el que tan natural sea el respeto a la tierra como el amor por la Patria y el temor a Dios nuestro señor, protector de nuestro pueblo y gobernante de nuestros corazones.