Tiempos difíciles, Tiempos de lucha

Lo bueno de los tiempos difíciles es que ayudar a purgar, a desenmascarar poco a poco las carencias y las vergüenzas de este sistema y de la sociedad y valores en los cuales se asientan.

Esta es nuestra hora y hemos de armarnos de principios y valores pues aunque nos persigan, seremos clave y a la vez testigos de la caída del capitalismo y del comunismo, más tarde o más temprano, de una vez y para siempre para que no vuelvan a apoderarse de nuestro pueblo, mucho menos las familias y logias que las fomentan que serán prohibidas y denunciadas por todos los hombres de bien que sean honestos y patriotas.