Contra el NOM

Lee periódicos alternativos, investiga, ten espíritu crítico, no te sometas, no uses los argumentos aceptados por el sistema, se claro en tus principios, no admitas lo inadmisible, no cedas un ápice de tus valores aunque no estén bien vistos, más vale estar perseguido por disentir de la masa y tener tu propia fe que ser aceptado y renunciar a tu ser.

Organízate, conoce y mantén relaciones de amistad y camaradería con aquellos que compartan tu denuncia del Nuevo Orden Mundial, el capitalismo y la masonería. Crea células militantes, no delates al camarada, se franco, se íntegro. Cuando vayan a por ti, la lealtad a tu ideal y los tuyos es lo único que valdrá.

No dejes de luchar, no te desmovilices ni dejes que el miedo te paralice, ni las multas, ni la cárcel.
No descartes métodos de lucha, ni núcleos de acción ni temáticas a tratar en ella. Todas son válidas.

No permitas que te manipulen, ni que te controlen los hombres mediante sus leyes y mandos, solo le debemos obediencia y temor a Dios y sus leyes, y mientras mantengas firmeza en tu fe como cristiano, no debes temer a nada, pues estarás acompañado y protegido en tu lucha, él se ocupará de guardarte las espaldas, pues sabe que eres su fiel combatiente.

Tus principios éticos, estos son si quieres triunfar, Dios y Patria, monje y soldado, fe y ardor guerrero.
Los demás se dan por añadidura como muestran los evangelios que es único texto que debes seguir si la libertad quieres alcanzar.