LA VOZ DEL JEFE DESDE EL CALABOZO

“¡NO DESMAYEIS! SABED QUE EN SUS FOCOS ANTIGUOS LA FALANGE SE MANTIENE FIRME A  LA INTEMPERIE, Y QUE EN ESTAS HORAS DE ABATIMIENTO COLECTIVO ELLA REHABILITA, CON SU CORAJE COMBATIENTE, EL DECORO  NACIONAL DE LOS ESPAÑOLES”

Como anunció la Falange antes de las  elecciones, la lucha ya no está planteada entre  derechas e izquierdas turnantes. Derechas e izquierdas son valores incompletos y estériles;  las derechas, a fuerza de querer ignorar la apremiante angustia económica planteada por  los tiempos, acaban de privar de calor humano a sus invocaciones religiosas y patrióticas; las  izquierdas, a fuerza de cerrar las almas  populares hacia lo espiritual y nacional, acaban  por degradar la lucha económica a un encarnizamiento de fieras. Hoy están frente a frente dos concepciones TOTALES del mundo; cualquiera que venza interrumpirá definitivamente el turno acostumbrado; o vence la concepción espiritual, occidental, cristiana,  española de la existencia, con cuanto supone de servicio y sacrificio, pero con todo lo que concede de dignidad individual y de decoro patrio, o vence la concepción materialista rusa  de la existencia, que, sobre someter  a los  españoles al yugo feroz de un ejército rojo y de una implacable policía, disgregará a España en repúblicas locales –Cataluña, Vasconia, Galicia– mediatizadas por Rusia. Rusia, a través del partido comunista, que rige con sus consignas y  con su oro, ha sido la verdadera promotora del Frente Popular español. RUSIA HA GANADO LAS  ELECCIONES. Sus diputados son sólo quince, pero los gritos, los saludos, las manifestaciones  callejeras, los colores y distintivos predominantes son típicamente comunistas. Y el comunismo manda en la calle; en estos días, los grupos comunistas de acción han incendiado en España centenares de casas, fábricas e iglesias; han asesinado a mansalva, han destruido y  nombrado autoridades…, sin que a los pobres  pequeños burgueses, que se imaginan ser  ministros, les haya cabido más recurso que disimular esos desmanes bajo la censura de la Prensa. * * * El Gobierno pequeño burgués no ha hecho más que capitular en el mes escaso que lleva de vida. He aquí el breve saldo de su labor:

1º. ANMSTIA.–Quizá fuera conveniente. Era, desde luego, justa para los dirigidos  y  alucinados, sobre todo desde que los cabecillas  habían logrado la impunidad. Pero el Gobierno no ha podido darla a su tiempo, por sus trámites, sino de cualquier manera, forzando los resortes y, sobre todo, cuando ya las turbas en muchos sitios, se las había tomado por su mano.

2º. EL ESTATUTO.–También aprisa y corriendo. Completado el acuerdo de la Comisión  Permanente con la sentencia presurosa dictada por el dócil Tribunal de Garantías. Azaña quiere comprar a precio de la unidad de España la asistencia de los catalanes contra los  marxistas. Pero a la hora del triunfo marxista, si  llega, se encontrará con que Cataluña, así como Galicia, Vasconia y Valencia –las cuatro regiones, nótese la casualidad, donde el socialismo es menos fuerte–, se separan de la quema nacional, para constituirse en Estados nacionalistas aparte. Ello será la desaparición de España y la muerte, por aislamiento, de sus  tierras interiores.

3º. AYUNTAMIENTOS Y DIPUTACIONES.–No han sido REPUESTOS los del 12 de abril, sino nombrados libremente: en los más de los sitios, los que han querido designar comunistas  y socialistas. Es decir, que en el día de hoy, una parte grandísima de las autoridades locales, con el poder que ejercen sobre la fuerza pública, se pondrían EN CONTRA DEL ESTADO si los comunistas lo quisieran asaltar.

4º. DESPIDO DE OBREROS.–Miles y miles de obreros legítimamente colocados, según el  orden jurídico nacional, han sido puestos en la calle para que los sustituyan los que, con arreglo a las leyes republicanas del primer  bienio, perdieron sus puestos en octubre de 1934. A éstos, además, hay que indemnizarlos  como si hubieran sido víctimas de despido injusto. Quebrarán con ello numerosas empresas y aumentará el paro.

5º.  VEJACIONES.–Mientras tanto, el Gobierno, reincidiendo con torpeza increíble en los usos de la anterior etapa de Azaña, gasta la Policía en llevar la zozobra a las casas de los que supone políticamente desafectos: registros, intervención de correspondencia, detenciones  arbitrarias se multiplican. Hay quien lleva más de quince días incomunicado en los sótanos  espeluznantes de la Dirección General de Seguridad, comparables con las prisiones de la Edad Media.

6º. DESASTRE ECONOMICO.–EN vez de buscar,  a tono con los tiempos, una dirección estatal, integradora de la economía, con respecto a la iniciativa individual en la base, se está protegiendo la dirección gran capitalista por  arriba, mientras se alienta por abajo la perturbación socializadora y burocrática que los  marxistas manejan. Es decir, en vez de sustituir  un sistema económico  –el capitalista– por otro  igualmente completo, se está conservando arriscadamente el capitalismo, pero metiéndole chinas en los engranajes.

7º.  DESORDEN PUBLICO.–Pese a la censura, nadie ignora ya lo que ha pasado en Alicante, en Granada, en Toledo, en Cádiz, en Vallecas, en el mismo corazón de Madrid, a un paso del Ministerio de la Gobernación. Muchos cientos de miles de españoles han visto las llamas de los incendios. Cientos de familias llevan luto por los asesinados. Y hasta en uniformes militares  perdura la huella de ultrajes públicos;  innumerables pueblos y ciudades de España, incomunicados, han sido presa del pillaje en estos días. ¿Qué harán ante esto los españoles? ¿Esperar cobardemente a que desaparezca España? ¿Confiar en la intervención extranjera? ¡Nada de eso! Para evitar esta última disolución en la vergüenza, tiene montadas sus guardias, firme como nunca. FALANGE ESPAÑOLA DE LAS J.O.N.S. Mientras  tantas hinchadas apariencias se hundieron al primer golpe de adversidad, la Falange, sin dinero y perseguida, es la única que mantiene su alegre fe en un resurgimiento de España y su  duro frente contra asesinatos y tropelías. Más  que a nadie, vayan estas palabras a vosotros,  camaradas de todos los rincones de España, cercados por el silencio de la Prensa intervenida, acometidos por la ferocidad de los  bárbaros vencedores, vejados por la injusticia de grotescos gobernadores y alcaldes. ¡No desmayéis! Sabed que en sus focos antiguos la Falange se mantiene firme a la intemperie ¿qué más da que le clausuren los centros?–, y  que en estas horas de abatimiento colectivo ella rehabilita, con su coraje combatiente, el decoro nacional de los españoles. En la propaganda electoral se dijo que la Falange no  aceptaría, aunque pareciera sancionarlo el sufragio, el triunfo de lo que representa la destrucción de España. Ahora que eso ha  triunfado, ahora que está el Poder en las manos ineptas de unos cuantos enfermos, capaces, por rencor, de entregar la Patria entera a la disolución y a las llamas, la Falange cumple su promesa y os convoca a todos estudiantes, intelectuales, obreros, militares, españoles– para una empresa peligrosa y gozosa de reconquista.

¡ARRIBA ESPAÑA!

Por Falange Española de las J.O.N.S. El Jefe Nacional.

JOSE ANTONIO PRIMO DE RIVERA
(Hoja escrita por José Antonio en los sótanos de la Dirección General de Seguridad el 14 de marzo de 1936)