Skinhead: 1969-2020, 51 años de Historia

Ya son 51 años que se dice pronto, y en mi caso ya han pasado más de 7 años desde que opté por formar parte de una de las mejores culturas y movimientos callejeros de todos los tiempos, una mezcla de orgullo, honor y amistad, con fondo jamaicano y los Maytals sonando en el tocadiscos. Orgullo obrero unido al cabreo de ser rechazados, de no ser comprendidos, y es que no somos bestias, ni bichos raros, ni nazis, ni asesinos en serie, ni violadores, ni atracadores de viejecitas, para eso ya están los Boneheads, pero eso ya es otra movida, los herederos del British Movement y National Front, lo nuestro es otra cosa.

Laurel_Aitken

Nuestro movimiento nació en 1969, aunque ya por el 64 cuentan que ya había rapados con botas y tirantes, en todo caso hasta el 69 no comenzó a surgir realmente y denominarse como tal, hijos de los viejos Rudies que venían de Kingston con su fantástica música, el Reggae, el Soul, el Ska, Rocksteady y artistas como Laurel Aitken, que fue el primer o de los primeros Skinhead que hubo, Toots and the Maytals, Desmond Dekker, que influyó con su estética a miles de jóvenes británicos. Fue gracias a esa mezcla entre los jamaicanos y los obreros británicos lo que hizo que el Skinhead sea lo que es. Luego vendrían las divisiones, los extremismos, la utilización del movimiento por el SWP Comunista, “White Power” de la mano de YNF/NF, y todos esos cánceres que fueron haciendo metástasis en nuestro movimiento, hasta reducirlo a peleas entre pandillas nazis y antinazis, etc, llegando al punto de que portar la bandera nacional o la cruz celta o cualquier otro emblema Nacionalista era símbolo de ser racista, o ir a ver tocar a según que bandas quedaba vedado debido a descerebrados que iban a gritar “Sieg Heils” a los conciertos de la Two Tone. En 1987 surgió el S.H.A.R.P Skinheads Antirracistas en Nueva York, y posteriormente traído a Europa de la mano de Roddy Moreno, vocalista de The Oppressed, si bien esta organización pretendía ser un grupo para hacer ver que los auténticos Skins no somos racistas, y mostrar nuestro origen y tradición, así como no tenía oficialmente un ideal claro, más allá del Ni Rojos, Ni Racistas, con el tiempo, fue acentuando su posicionamiento Antifascista que si bien no tiene porque ser negativo de base, si se vió manchado por la influencia de elementos de corte marxista y anarquista, que acabó por convertir al Trojan o Skinhead Tradicional en otro Nazi Skin en versión Antifa, lo cuál obligaba a posicionarse entre unos y otros, lo cuál resulta absurdo, pues la única limitación por coherencia debiera ser el Respeto y la Libertad, lo demás queda a arbitrio de cada militante, pues es bien sabido que todos los Skinheads somos patriotas, y desde el principio amamos a nuestra tierra y portamos un fuerte componente nacionalista, no obstante, amamos la musica negra, el Reggae, el Ska, juntarnos con Rudies, y los viejos valores, y ello implica que no podemos tolerar al Racista, pero tampoco al Rojo, mucho menos al Capitalista, en absoluto, pues son la antítesis de lo que es el skinhead.

96233431_222726602359363_6544609928001093632_n

Respecto a nuestros símbolos, aparte de la bandera de nuestra Patria (en mi caso la rojigualda o las Aspas de San Andrés), solemos llevar el casco Troyano, debido a nuestra identificación como Skinhead Reggae, o Skins Antirracistas y la discográfica que nos proporcionaba la música, Trojan Records. La vestimenta, la conocéis todos, Botas con ocho o diez agujeros, camisa o camiseta, Bomber Alpha MA-1 o Harrington, el pelo rapado del 0 al 3, según gusto, etc. Y los tatuajes, que no falten, en brazos y pecho sobretodo, aunque los hay horteras que se tatúan la cara, y otros deciden usar su espalda como lienzo, eso va por gusto, unos se tatúan la bandera de su país, la telaraña, y diversos emblemas como el casco Troyano, símbolos nacionalistas o políticos, skin crucificado, etc, otros tiran de mezcla de tatuajes debido a la influencia con el Punk o Hardcore, etc.

Y bueno, el skinhead es un movimiento amplisimo afortunadamente, y si Dios nos da fuerza, seguiremos bastantes años más en la lucha.

Este artículo es mi pequeño homenaje y reivindicación de lo que somos, para dejar claro, y que dejen de mezclarnos con Boneheads, con seres abyectos a los que les importa un carajo la movida y que se disfrazan para captar adeptos como hacían The Redskins y el SWP o los del National Front. También quería hacer esta entrada en homenaje a Laurel Aitken, Chubby Chris de Combat 84 y tantos otros que nos dejaron en los últimos años y que sin ellos el Mundo Skinhead no sería lo que es, que es la mejor cultura callejera de todos los tiempos, y sintiéndolo mucho por los punkis, la única a la que la pose le sobra, porque prefiere lo ardiente y directo.

51276844_2056002254690623_7457111047552368640_o