Nuestra tierra grabada en la piel

En cualquier país donde es amor a la Patria se comprende como una cuestión sana y normal portar la bandera o los símbolos de tu tierra en la piel se asume como lo habitual o lo que debiera ser. En España, enarbolar emblemas que denoten Patriotismo, es señalado, atacado y despreciado. Esto es síntoma de la enfermedad y degeneración de un pueblo. Un pueblo que da de lado a su sangre es un pueblo en descomposición.