El mundo con nostalgia, contra lo falso y lo superficial del presente

Los que me conocéis sabéis de mis inseguridades, complejos, depresiones, taras, parafilias y fetiches, … Bueno, hoy tan solo vengo a desahogarme un poco y reflexionar porque últimamente no sé si es envidia, si es repelús, o si simplemente es rechazo al mundo moderno y la superficialidad a la que nos intentan acostumbrar. Se que no todos podemos tener un cuerpo diez, como se dice ahora, que implica mucho esfuerzo físico, y que algunas personas lo que no tenemos de capacidad física la tenemos en una desaprovechada capacidad intelectual, ahora, nunca entenderé que ha cambiado en los últimos veinte años para que nuestro amor platónico o posible amor y profunda amistad en cuanto a afinidad moral y personal, la encontremos a miles de kilómetros de distancia, con la consiguiente dificultad material de mantener una relación más allá de la noble y pura amistad, aunque nos gustaría que fuera algo más que una amistad. Tampoco entenderé que ha cambiado con la sociedad moderna en la que los nuevos “Skinheads” o los nuevos “Metalheads” o “rockeros” no se diferencien de un exitoso futbolista o un niño de familia bien más que en el corte de pelo o en algún tatuaje y aquello que produce, parece que se ha perdido lo auténtico, parece que ahora la masculinidad se logra aumentando músculo en gimnasio o con drogas mientras que ayer se lograba en la calle o te lo ganabas, y no hacía falta ser culturista, bastaba ser leal a los tuyos, tener valores nobles y darte alguna colleja si llegaba el momento para defender tu pandilla o tu bandera, todo eso se ha perdido, y lo triste es que la gente lo aplaude. No sé, quizá este hablando mi inseguridad, y quizá me refiera a personas a las que aprecio pero que sin embargo no están a mi alcance y eso sea lo que me moleste, quizá en el fondo solo me da pavor no encontrar a nadie y me frustra que otros simplemente por tener más éxito o llamar más la atención logren sus empresas antes que yo, quizá en el fondo sea eso, pero lo que desde luego si sé, es que nada es como antes. Ahora todo está más preparado, como más superficial y cínico. Dónde están aquellos tatuajes carcelarios o Old School entre los chicos de la calle? Donde quedaron esas manos de trabajar llenas de callos y las Martens hechas pedazos? Donde quedó el metal de raigambre obrera y rebelde o los chicos que iban a los 20 N cantando viejas canciones y exhibiendo orgullosos las banderas? Donde quedó el pasado? Cuándo serán las calles nuestras otra vez sin más físico que el que otorga nuestra propia constitución humana, y sin más valores que los aprendidos en casa y en la calle? Cuando romperemos con esta mierda y recuperaremos nuestra identidad? Espero que cuando el hombre vuelva a su estado natural, y no dejándose manipular por las masas y las manzanas podridas, no sea demasiado tarde para volver a empezar.