El momento es ahora

Ahora que nos quieren calladitos, que no nos dejan hablar, ni respirar, que pretenden entrometerse en nuestra vida privada y quieren suprimir cualquier resquicio de libertad individual o desarrollo intelectual, social o moral, precisamente por amor propio y por respeto a nosotros mismos lo mínimo que podemos y debemos hacer es rebelarnos contra aquellos que nos quieren oprimir. Atacar sus bases, su cinismo y utilizar sus mismos medios, si son legales, legales, si ellos usan medios ilegales, nosotros también. No dejemos que nos quiten nuestra identidad personal, que nos gobiernen unas élites que desconocemos y a quienes no le preocupa en absoluto nuestra existencia. No dejemos que nos encierren, que nos prohíban disfrutar de nuestros parques, que no nos dejen respirar. No caigamos en el error de atacar a quien atacan los supuestos Antisistema pagados, o los medios de manipulación de masas, y es que si el sistema ataca a alguien, todos sabemos que es porque ese alguien es bueno, puesto que tanto los movimientos sociales como los medios de desinformación están en poder del mal, de los satánicos y de las élites. No caigamos en ese error y empecemos a luchar. No hay tiempo, no podemos esperar a que nos salven, el tiempo se acaba y es hora de organizarse, de militar, de comprometerse, de luchar.