La Hispanidad se celebró en Madrid este año pese al Globalismo: Crónica

Aunque no ha habido acto militar como otros años con desfile y el folclorismo institucional que gusta al vulgo y la burguesía, si hubo quienes hemos reivindicado la Hispanidad desde una perspectiva patriótica y Tradicionalista sin perder un ápice de la radicalidad que requiere los momentos actuales, duros donde los haya. Este año se han visto los típicos Cayetanos (pijo mierda para los amigos o vecinos de Pozuelo y el barrio de Salamanca votantes mayoritariamente del PP y Vox) con su complejo habitual y sus miradas de desprecio hacia quienes somos PATRIOTAS, por vestir como personas normales sin poses ni marcas ni tonterías. Como otros años este año ha habido quienes hemos enarbolado la primera bandera nacional, las Aspas de San Andrés o Cruz de Borgoña sobre fondo blanco, algún paleto nos ha dicho, ‘ahi ahí, con dos c…” El pobrecito pensaría que es una bandera radical o proscrita y desconoce que es una bandera quizá más legítima que el trapo rojigualdo de escudo bubónico que solemos ver en este tipo de concentraciones. No han faltado los vivas a Franco y los Viva Cristo Rey por parte de PATRIOTAS cuando la Legión ha desfilado por la Calle Bailén junto al Palacio de Oriente. Tampoco han faltado los Sánchez Dimisión ni los Fuera Sánchez por Masón. Ha sido un 12 de Octubre diferente, con bozal y con los ánimos un poco reprimidos, pero más sanos, en tanto ha habido personas que clamaban contra la Plandemia y el NOM, los ha habido que hemos ido a dar testimonio de una España Cristiana y Antiliberal. Y por supuesto al Constitucionalismo cañi y friki se le ha visto el plumero como siempre con sus vivas al Rey y su escudo de la Peste Bubónica gobernante en España desde 1700 cuando derrocaron a los Habsburgo. También se han escuchado reivindicaciones y proclamas en defensa del Rey Legitimista S.M. Carlos Javier de Borbón-Parma. El autor aprovechó en la Plaza Real de Occidente a fotografiarse con la Bandera Nacional y Estandarte de la Tradición junto al monumento al Cabo Noval que recuerdan que España un día tuvo un pasado del cual enorgullecerse.