Confidentes y Topos entre la Militancia

Todos hemos tenido la desgracia de conocer a infiltrados en nuestras organizaciones que solo sospechamos o sabemos que lo son cuando les conocemos por sus actos, y es que un Camarada nunca te va a traicionar, ni habla mal de ti, ni te ataca, ni trata de sabotear tus proyectos aunque el no esté de acuerdo, te podrá criticar de manera más o menos mordaz lo que piensa, te podrá doler cuando te diga la verdad, y te dirá que sino está contigo es porque no está de acuerdo pero te apoya e incluso colabora y ayuda en tu proyecto a titulo personal. Normalmente el comunmente denominado Topo, Infiltrado o Confidente suelen ser supuestos militantes que normalmente son los más fanáticos pero apenas conocen el ideal, no saben lo que es ser un Camarada y por supuesto carecen de Honor, se les descubre por sus comportamientos hipócritas, por tender a dividir los grupos, porque crean peleas entre los camaradas sin pruebas, acosan al militante nuevo que se afilia y le miran con sospecha, tratan de utilizar símbolos o hacer reivindicaciones que saben que solo genera rechazo entre el pueblo, lo cual hace que limite la capacidad organizativa e incluso las posibilidades de crecimiento del grupo. Este tipo de personas les sueles ver metido en toda clase de problemas y enfrentamientos, y sin embargo, cuando han de estar, nunca están, algunos tienden a ser violentos, y van en grupo, suelen aprovecharse de ello no para defender un movimiento sino para atacar o amedrentar al afín que el Jefe del CNI de turno le ha dicho que debe ser rechazado, expulsado o atacado porque es una amenaza, porque es una persona inteligente, porque quizá si das cancha a ese militante el grupo crezca y no conviene. El confidente siempre se aferra a símbolos, uniformidades y saludos en los que no cree pero que sabe que ridiculiza al Movimiento, también suele sacar los rostros de sus militantes y compartirlos en todos lados, e incluso impide que cuando va mal el grupo, una persona más sana tome el mando, porque las ordenes son que el grupo debe ir mal para dar paso a otras organizaciones que convienen al Estado.

Para detectar a un infiltrado en tu organización he aquí algunos puntos que aquí este militante que os escribe, y que en los ocho años que lleva militando en diferentes organizaciones Nacionalistas y Patriotas se ha encontrado:

  • Actúa desde el anonimato (Nunca pone su cara ni un nick que le identifique en caso de denuncia) en Redes Sociales del sistema (Twitter, Facebook, Instagram) para atacar a otros camaradas o difunde imágenes de un militante que se ha marchado o ha sido expulsado de la organización después de haber sido acosado y atacado por los mismos que le acusan de traición por militar en otras organizaciones o simplemente romper y rehacer su vida. Siempre son las mismas personas, o casi siempre, coincide que tienen tratos con el enemigo pese a acusar al que se ha marchado o le han obligado a marcharse de no ser puro en la ideología o cometer algún error.
  • Divide al grupo, crea peleas por motivos ridículos e incluso procura ser el líder aunque normalmente es el ausente o el que menos aporta más allá de azuzar a meter en problemas a los militantes del grupo de forma consciente
  • Controla a los militantes, les espía en sus Redes mediante cuentas falsas y en los Grupos de Whatsapp o Telegram siempre se interesan por conocer a los miembros y tenerles perfectamente identificados. Destacan por echarte en cara publicaciones personales en redes sociales, criticas o decir lo que piensas aun llevando razón.
  • Actúan como mafia, no toleran que nadie de fuera de su pandilla cerrada puedan formar o organizarse legitimamente aun defendiendo posicionamientos doctrinales similares. Son Sectas.
  • Saben que tocar ciertos temas provoca rechazo e incluso problemas y dificultades de avanzar al grupo en especial temas históricos concretos o parafernalia que debiera quedar como algo personal o interno del grupo. Si esa persona sale con determinados símbolos en publico sabiendo que pueden dañar la imágen, no dudes que es Confidente.
  • Sabotean el propio grupo, si alguien se afilia nuevo, le miran mal, le agreden, cuchichean, critican o acosan. Nunca participan sino con animo de desactivar el grupo, por ejemplo, si una organización por estrategia no admiten el Saludo tradicional ni la bandera de España, o por ideología, les verás que meten banderas de España o hacen el Saludo, sino se ocupan de meter propaganda de otras organizaciones en los grupos de Whatsapp y Telegram o llevarse consigo a militantes mediante la manipulación y metiendoles en grupos ajenos a la organización para captarles.
  • Debes saber que un infiltrado nunca va a permitir que el grupo vaya bien, ni que haya un ambiente positivo, ni que se hagan acciones constructivas por parte del grupo, siempre se queja, pero nunca está, es partidario de hacer homenajes o actos sin importancia, pero no quiere luchar contra el sistema, o hacer activismo callejero o tener presencia en barrios obreros donde todo buen patriota debe expandir su mensaje ya que ahí es donde hay mayor posibilidad de captación y voto.

Estos son algunos puntos básicos que debes conocer para identificar al Topo, y expulsarlo o alejarte de el, en política son lo más tóxico que te puedas encontrar y muy perjudicial pues echan por tierra cualquier lucha, y cuando las cosas van bien, siempre tienen mensajes derrotistas o de un optimismo falso para evitar que luches. Existen más formas y puntos para identificarlos, he aquí solo algunos y las formas más habituales en las que los Nacionalistas nos lo solemos encontrar en nuestras filas. Por eso, a todos los Camaradas de corazón y sinceros les recuerdo que tengan cuidado con esta gentuza y que si en sus organizaciones detectan cualquier persona que produzca divisiones, enfrentamientos, peleas o toquen temas o hagan cosas que por táctica o ideología la organización se niega a hacer, identificarlos cuanto antes y a sus colaboradores, denunciadlos y expulsadlos. No dejaremos que nuestros valores, nuestro ideal y nuestras organizaciones sean manipuladas y ensuciados por quiénes su único interés es lucrarse y servir de la forma más rastrera al sistema que dice combatir.