Patria

Parece algo muy sencillo, pero en el momento en que en lugar de encarnar y hacer tuya una bandera, unos ideales, unos valores y una causa concreta, los rechazas por tratar de homologarte o caer simpático a tus enemigos y al poder, ya significa que le estás regalando tu propia lucha a aquellos que solo entienden la causa de la Patria como un entretenimiento de juventud o de fin de semana, y que por no ser consecuentes con aquello que reivindican, acaban por anular la lucha desde el momento que se hacen con algo tan simple como enarbolar una bandera que no van a defender cuando la situación realmente se ponga dura y el orden establecido persiga a sangre y fuego como tantas veces hizo a quienes con sangre y honor defienden las trincheras de la Patria, en mi caso, ESPAÑA.