Estado Nación antesala del Mundialismo

El Estado Nación nacido de la Revolución Liberal de 1789 es la antesala del Mundialismo o Gobierno Mundial con el que siempre soñaron los Liberales, la Masonería o el Comunismo, en el cual las familias más ricas pese a ser menos del 1% de la población mundial y las grandes multinacionales junto la Banca Mundial controladas por ellos que conforman el sistema capitalista ocuparían los primeros puestos. El Estado Nación centralista y jacobino, fue creado para destruir la Tradición, uniformando nuestras sociedades, suprimiendo cualquier diferenciación étnica o lingüística, así como porque un Estado como la Tradicional Monarquía de la Casa de Habsburgo y los Trastamara, o la Visigoda, al ser Foralista, Federal y Descentralizada no se puede someter tan fácilmente al Nuevo Orden Mundial en visto que se conforma de varias naciones autónomas dentro del Estado, que es lo que fue Las Españas hasta el siglo XVIII, de ahí que a los Globalistas les moleste tanto la regionalización de los pueblos, y la defensa de las Patrias Carnales puesto que ello supondría la vuelta a la Tradición y por tanto a la Soberanía Popular y la Libertad Comunal y Foral.