Lealtad, Respeto y Honor ante todo

Muy pocas cosas son tan importantes para una persona como la lealtad absoluta a sus principios, el honor y el respeto hacia sus camaradas, amigos y familia, y la perseverancia en la defensa de sus creencias.

Podrás tener problemas por ser sincero, y dejar claro lo que piensas, otras veces por evitar conflicto te tocará callar o pelearte si el oponente te agrede antes, y otras te tocará ceder en puntos concretos para salvar una relación de pareja o de amistad, pero nunca lograrán que renuncies a aquello que te hace ser quién eres y son tus principios.